Rastros de Dixan: La construcción de la amenaza yihadista en Barcelona

2

Barcelona es un nido de terroristas de Al Qaeda. Catalunya es el mayor foco del yihadismo en Europa. El Ministerio del Interior eleva al máximo la amenaza de un ataque terrorista inminente. Los expertos antiterroristas avisan de un peligro real a pesar de no tener constancia de un ataque concreto. Estos mensajes alarmistas se difunden en unos medios de comunicación que se limitan a reproducir la versión de las autoridades sin verificar ni contrastar esas informaciones. Producen el miedo entre una ciudadanía que aceptará más seguridad aunque sea a cambio de menos libertades.

¿Son veraces las amenazas terroristas con las que nos atemorizan periódicamente? Los datos: Desde el atentado del 11-M en Madrid, sólo se ha condenado a uno de cada diez detenidos por terrorismo islámico. En España se ha detenido a más de 500 personas, pero sólo 50 han sido condenadas. En Catalunya, donde se han producido la mayoría de redadas policiales en territorio español, se ha arrestado a unas 200 personas pero sólo se ha condenado a 20. Y no ha existido ni un solo episodio de violencia yihadista. La gran mayoría de operaciones antiterroristas se desinflan por la falta de pruebas.

rastros-de-dixan-virus-editorialLa Operación Cantata que empezó una madrugada de enero de 2008 no se desinfló a pesar de la ausencia de evidencias. Once vecinos del Raval fueron detenidos, juzgados y condenados por la confesión falsa de un supuesto terrorista arrepentido que era confidente de los servicios secretos franceses, como ha demostrado ahora una investigación periodística. Rastros de Dixan, un libro-documental publicado por Virus Editorial hace 6 años, ya denunciaba la falsedad de este montaje. Esta obra reúne una serie de textos que profundizan en un caso que representa uno de los mayores escándalos policiales, políticos, judiciales y mediáticos de los últimos tiempos. Otro caso Raval en la Ciutat Morta.

Once inocentes condenados de antemano. En los procesos por delitos de terrorismo internacional, la presunción de inocencia desaparece: eres culpable mientras no se demuestre lo contrario. Se invierte la carga de la prueba y son los acusados quienes deben demostrar su inocencia y no la policía sus imputaciones. En este caso, nunca se encontraron los explosivos ni las armas con los que los detenidos iban a cometer un atentado inminente en el metro de Barcelona. Todo el proceso que envió a la cárcel a 11 inocentes, a los que se deportó tras cumplir las condenas, se basa en el relato inverosímil de un testigo protegido que se ha demostrado ahora falso.

Los juristas Iñaki Rivera y Benet Salellas, uno de los abogados de los 11 del Raval, analizan en sus textos la supresión de las garantías penales y la adopción del derecho penal del enemigo, “centrado en lo que pueda hacer el acusado en su condición de presunto terrorista”. No se juzgan hechos, sino ideas o pensamientos de ciertos grupos “por la sospecha de que podrían atentar”, explica Salellas. En nombre de la guerra global contra el terrorismo tras el 11-S, se justifican los abusos de los derechos humanos porque es mejor “pecar por exceso que por defecto”, como afirmó el conceller de Interior Joan Saura sobre este caso

rastros-de-dixan-virus-editorial-2Un juicio (y una sentencia) mediática. En su texto, los periodistas David Fernàndez y Jesús Rodriguez ponen el foco sobre el papel de los medios de comunicación en este caso. Critican el tratamiento (irresponsable) en la prensa, sobre todo de El Periódico que dirigió el juicio mediático de los detenidos. Acusan a unos periodistas “dispuestos a reproducir acríticamente la filtración de turno sin el mínimo contraste”. Un periodismo que depende de las fuentes institucionales y que juega un papel clave en la estrategia del miedo cuando repite el relato policial y judicial sin comprobar su veracidad. Una prensa sumisa a los intereses del poder que después es incapaz de reconocer y reparar sus errores.

La islamofobia en la Europa fortaleza. La amenaza está entre nosotros si hacemos caso a los mensajes de las instituciones, que alertan de que la población musulmana de Catalunya es uno de los principales centros de reclutamiento de terroristas islámicos en Europa. Este discurso que pone bajo sospecha a toda una comunidad crea un enemigo: el estereotipo del musulmán fanático, agresivo y violento; y extiende un clima de miedo y odio hacia el Islam “como una cultura opuesta a Occidente”, subraya Abdennur Prado en su escrito, en el que avisa de los peligros de la islamofobia  como ideología que se fundamenta en el odio al otro y que “prepara las condiciones para la persecución del colectivo al que se demoniza”. Por ejemplo, con políticas represivas que promueven leyes restrictivas de derechos y libertades en aras de la obsesión por la seguridad.

Los 11 del Raval, 10 pakistaníes y 1 indio, formaban parte de una comunidad religiosa: los Tabligh, una corriente del Islam que no es un grupo ni una organización violenta a pesar de que la investigación policial juzgaba que la célula terrorista se habría formado dentro de ese grupo por sus creencias radicales. Desde el momento de la detención, la comunidad pakistaní defendió la inocencia de sus vecinos. Con el barrio bajo el impacto de la redada se extendieron las sospechas de que se trataba de un montaje policial que buscaba incriminar a todo el colectivo musulmán. Un grupo al que vigilar, controlar e imponer el estado de excepción.

Filmado por José González Morandi y Sergi Dies, el documental que acompaña al libro explica la reacción de la comunidad pakistaní y del Raval y cómo el caso afectó a las familias de los condenados:

2 comentarios

  1. I see you don’t monetize your site, i’v got idea how to earn some extra money
    using one simple method, just search in google for: money making ideas by Loocijano

Leave A Reply