La perversión del lenguaje neoliberal

7

La distorsión de la realidad a través del lenguaje es una de las mejores formas de persuasión para evitar movilizaciones y protestas ciudadanas. En los últimos tiempos, manipular las palabras con fines políticos funciona como técnica de comunicación con una presencia decisiva en el discurso del poder. Entonces el lenguaje se convierte en un arma de destrucción masiva y una de las herramientas más eficaces al servicio del neoliberalismo.

Cubierta del libro de Clara Valverde editado por Icaria Editorial“Las palabras no son neutras: sirven para hacer algo al que las escucha. Las palabras que utilizan las élites políticas y económicas intentan que la ciudadanía se comporte de cierta manera”. Además “se utilizan para mantener políticas injustas que aumentan las desigualdades: que los ricos sean más ricos, mientras que los pobres lo son cada vez más”. En No nos los creemos. Una lectura crítica del lenguaje neoliberal, la activista Clara Valverde da algunas claves para interpretar lo que está pasando.

En lugar de llamar a las cosas por su nombre, se modifica el significado de las palabras. Los poderes usan expresiones que disfrazan la realidad y confunden a la ciudadanía. Una lengua donde “lo negativo se convierte en positivo, lo malo en bueno y lo desagradable en atractivo”. De esta forma las palabras pueden adquirir un significado opuesto al original Y es que “toda crisis es una oportunidad” o “cuando se cierra una puerta, se abre una ventana”, como no dejan de repetirnos los gurús del pensamiento positivo y el espíritu emprendedor.

 Quien controla el lenguaje, controla el pensamiento

Hay un posicionamiento político en el uso de eufemismos para enmascarar la realidad. Porque se utiliza el lenguaje no como medio de expresión o de transmisión de conocimiento, sino como canal para imponer una ideología. De herramienta de comunicación a arma de poder para controlar el pensamiento humano. Es decir, la neolengua para reducir la capacidad de razonar y de entender la realidad. Retórica para ocultar la verdad en tiempos de crisis.

Presentación del libro de Clara Valverde, junto a Carlos Jiménez Villarejo

Carlos Jiménez Villarejo y Clara Valverde en la presentación del libro

En la fase actual del capitalismo, asistimos a la destrucción del Estado de bienestar y al desmantelamiento de servicios públicos como la salud y la educación, que pasan de ser derechos a mercancías. Se aplican políticas injustas que agravan las desigualdades sociales y que se justifican a través del lenguaje como estrategia de poder.

Las estrategias lingüísticas del poder neoliberal culpabilizan a la clase obrera, que tiene cada vez menos derechos, frente a la impunidad de las élites políticas y económicas de este saqueo al que llaman crisis, como dice El Roto en una de sus citas incluidas en el libro. No sólo culpan, también avergüenzan, humillan y asustan. Se empieza por culpar de estar endeudados (y de “haber vivido por encima de nuestras posibilidades”, claro) para acabar amenazando con multas a los enfermos porque “abusan del sistema sanitario”.

“Cada vez somos menos ciudadanos y más súbditos”, afirmaba Carlos Jiménez Villarejo en la presentación del libro de Clara Valverde:

Combatir la manipulación del lenguaje

Primero hay que entender cómo funcionan los mecanismos de la manipulación para protegerse de ella. Por lo tanto, se exige un análisis del lenguaje neoliberal: hay que aprender a reflexionar con una visión crítica sobre el sentido de esas expresiones para captar las estrategias de desinformación y persuasión. “Las personas deben desarrollar anticuerpos cada vez más eficaces” contra la perversión de la lengua.

Después hay que “desnudar ese lenguaje del significado que le quieren dar”, es decir, dejar al descubierto la falsedad para desactivar esos eufemismos. “Mostrémosles que sus intentos de camelarnos y seducirnos con palabras ya no funcionan”, razona la autora. Entender cómo nos inculcan la duda, la confusión y la culpa para paralizarnos en la lucha contra las injusticias. Hay que abandonar el rol de espectadores pasivos, tomar el lenguaje para denunciar la realidad y desarrollar las ideas que nos llevarán a la acción. A rebelarnos.

La perversión del lenguaje neoliberal: Lista de expresiones

EufemismoRealidad
Movilidad exteriorFuga de cerebros, exilio de jóvenes
Desaceleración del crecimiento
Tasa negativa de crecimiento económico
Crisis
Ticket moderador
Copago
Repago
Flexibilización del mercado laboralRecorte de derechos laborales
Préstamo en condiciones extremadamente favorables
Apoyo financiero
Línea de crédito
Rescate
Incentivar la tributación de rentas no declaradas Afloramiento de bases imponiblesAmnistía fiscal
Comercialización inadecuada de productosEstafa de las preferentes
Impacto asimétrico de la crisisAumento de las desigualdades
Parados con necesidad de estimulación Recortar las prestaciones por desempleo
Cambiar la ponderación fiscalSubir los impuestos
Modular el derecho de reunión y manifestaciónRestringir las manifestaciones
Recargo complementario temporal de solidaridad en las rentas de trabajo y capitalSubida del IRPF
Aparente estado de necesidadPobreza
Violencia en el entorno familiarViolencia machista

7 comentarios

  1. Clara, gracias por dar luz a la oscuridad en la que el Poder quiere sumirnos también a través del lenguaje. Es un honor para mí estar presente en tu texto. Seguiremos luchando con las palabras, por las palabras. Un abrazo.

  2. Pingback: No nos lo creemos- No nos lo creemos Una lectura crítica del lenguaje neoliberal.- Prólogo de Carlos Jiménez Villarejo / Clara Valverde Gefaell Una lectura crítica del lenguaje neoliberal. Prólogo de Carlos Jiménez Villarejo/ Clara Valverde Gefaell

  3. Pingback: No nos lo creemos – Una lectura crítica del lenguaje neoliberal.- Prólogo de Carlos Jiménez Villarejo / Clara Valverde Gefaell Una lectura crítica del lenguaje neoliberal. Prólogo de Carlos Jiménez Villarejo/ Clara Valverde Gefaell | Associaci

  4. Pingback: No nos lo creemos – Una lectura crítica del lenguaje neoliberal.- Prólogo de Carlos Jiménez Villarejo / Clara Valverde Gefaell | Associació Salut i Agroecologia (ASiA)

Leave A Reply