Efecto Barceloneta: El barrio no se vende, se vive

0

Fotograma de El barri s´ha de defensar, documental sobre la Barceloneta de Cristina Mora y Neus RàfolsLa defensa vecinal del barrio de la Barceloneta no empezó hace unas semanas ni unos meses. Hace casi 10 años que unas vecinas que escuchaban los problemas de su gente y compartían sus preocupaciones creaban la Asociación de Vecinos l´Òstia. Más tarde nacía la Plataforma en Defensa de la Barceloneta, que reúne a diferentes colectivos del barrio. El espirítu reivindicativo y combativo de un barrio obrero se encarnaba en este movimiento para luchar contra las injusticias que afectan a sus habitantes.

El barri s´ha de defensar, documental de Cristina Mora y Neus Ràfols, explica estos 10 años de luchas vecinales a través de la recopilación de las imágenes de archivo y de los testimonios de los protagonistas de esta resistencia. La película es el resultado de un trabajo de 3 años impulsado por una campaña de crowdfunding que no esconde su voluntad de denuncia social centrada en 3 episodios: el plan de los ascensores, la reforma del Port Vell y una presión turística insostenible para un vecindario que sufre los estragos de la crisis en forma de precariedad laboral, mobbing inmobiliario y desahucios judiciales.

En todos los casos, la complicidad de las administraciones con los poderes fácticos de esta zona marítima – lobbies hoteleros y turísticos, sector inmobiliario, etc.- persigue el mismo objetivo: transformar el barrio para hacer de él un negocio. Y para ello hay que expulsar a los vecinos de toda la vida. “Nos han quitado la playa, nos quitan el puerto y nos quieren quitar las casas”, decía la vecina Pepa Picas tras la proyección del documental en Can Batlló hace unas semanas.

Las acciones vecinales se oponen a unos planes municipales que ignoran a la ciudadanía. Pero en estos proceso de resistencia no sólo hay protesta, rechazo o denuncia. También se plantean propuestas alternativas. Son iniciativas que piensan el barrio como un espacio de encuentro y relación vecinal. Que entienden el barrio como un espacio de vida, un lugar donde se hace vida en la calle. Porque la ciudad no se vende, se vive, como indicaba el título del último encuentro de Arquitecturas Colectivas. Lo opuesto al modelo de ciudad como una mercancía, basado en un crecimiento ilimitado del turismo para el enriquecimiento de unos pocos.

El barri s’ha de defensar from cobos on Vimeo.

La confluencia de diferentes formas de activismo social

Emilia Llorca, líder vecinal de la Barceloneta, creadora de la AAVV l´Òstia

Emilia Llorca

El ejemplo de Emilia Llorca como líder del movimiento vecinal es el punto de partida de este documental. No sólo participó en la creación de la Asociación de Vecinos l´ Òstia, también creó la comisión de fiestas del Carrer dels Pescadors, la única calle de la Barceloneta donde se mantenía la tradición de decorar y programar actividades al aire libre. Por desgracia, la fiesta del 24 de septiembre se celebrará este año por última vez. La lucha de esta activista que falleció en 2009, representa el espíritu de lucha de los barrios obreros.

El encuentro de las vecinas de la asociación con los activistas del movimiento okupa es uno de los ingredientes más interesantes del documental. En 2004, el colectivo Miles de Viviendas okupa un edificio abandonado de la Guardia Civil. Entran en contacto con la asociación vecinal l´ Òstia y se integran en la Plataforma en defensa de la Barceloneta. Juegan un papel clave en las movilizaciones contra el plan de los ascensores, un proyecto municipal suspendido gracias a la presión vecinal, que significaba la demolición de más de 1000 viviendas de la Barceloneta. Y se integran en la vida del barrio con sus actividades culturales y sociales en beneficio de la comunidad.

De la confluencia entre ambas formas de activismo resulta un proceso de aprendizaje mutuo, un intercambio de conocimientos y experiencias que enriquece a unos y otros. Se trata de la puesta en común de viejas y nuevas formas de lucha por el derecho a la ciudad. Y, de paso, se asegura el relevo generacional en el momento en que algunos activistas de Miles de Viviendas se integraron en la AAVV l´Òstia tras la demolición del edificio okupado en 2007. Todo un ejemplo para la tan anhelada confluencia de colectivos, asociaciones, movimientos y organizaciones contra la Marca Barcelona, un modelo de ciudad pensada para el turista -y los inversores- pero no para la ciudadanía. La rebelión vecinal ha empezado en la Barceloneta, pero ya se suman otros barrios como el Poble-sec y Sant Antoni la Sagrada Familia.

Entrevista con Cristina Mora y Neus Ràfols, las directoras de El barri s´ha de defensar:

Dones lluitadores de Barcelona a la MIFD. Documental “El barri s’ha de defensar” from crearsa on Vimeo.

Leave A Reply