Desenterrar el silencio, rescatar la memoria

4
Fotografía de niños de la escuela de Bañuelos de Bureba junto a Antoni Benaiges

Niños de la escuela de Bañuelos de Bureba y su maestro Antoni Benaiges | Foto: Sergi Bernal

“El mar es muy grande y para pasar a otro pueblo hay que pasar en barco”, escribe un alumno. “En el mar habrá más agua que toda la tierra que he visto”, imagina otro niño. “El mar será muy grande, muy ancho, muy hondo. La gente va allí a bañarse. Yo nunca he visto el mar. El maestro nos dice que iremos”, explica una alumna. Son los niños de la escuela de Bañuelos de Bureba, un pueblo de Burgos en 1936. Y junto a ellos, su maestro Antoni Benaiges, que no pudo cumplir su promesa de llevarles al mar porque poco después le hicieron desaparecer para siempre.

Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar es una obra colectiva que recupera la vida de un maestro republicano que aplicó técnicas pedagógicas avanzadas a su tiempo en un entorno con unas duras condiciones de vida. Las piezas de la historia no se ordenaron hasta el verano de 2010, cuando una agrupación de familiares de las víctimas consiguió la apertura de una fosa común en los montes de La Pedraja, de la que emergieron no sólo los restos humanos sino también la memoria de los represaliados.

Una educación para formar a personas libres

Cubierta de El retratista, cuaderno de la escuela de Bañuelos de Bureba

Un tesoro de 75 años | Foto: Sergi Bernal

Más que un oficio, la enseñanza era la vida de Antoni Benaiges. Entusiasmo, pasión y dedicación para enseñar a los niños de Bañuelos. Frente a la memorización, las técnicas revolucionarias de Freinet -que seguía Benaiges- estimulaban el aprendizaje a través de la práctica. Se trataba de potenciar la creación, la acción y la expresión libre para dar el protagonismo a los alumnos. También se favorecía el trabajo en equipo y el aprendizaje cooperativo de los niños.

Con un  proceso educativo centrado en el alumno, el profesor se convierte en su colaborador. “El niño para ser educado, necesita camino libre” escribió Benaiges. “Que piensen, que sientan y que quieran. Dejémosles ser niños. Respetémosles”. Respeto, libertad… y técnicas innovadoras, como usar una imprenta escolar para publicar unos cuadernos donde los alumnos relataban su vida. Muchos de esos cuadernos desaparecieron por miedo a represalias; los que se conservan han facilitado que esta historia salga a la luz.

Recuperar la memoria para seguir en la lucha

Saliendo de la fosa común

Familiares saliendo de la fosa después de buscar los restos de un familiar | Foto: Sergi Bernal

Con los trabajos de exhumación en La Pedraja, las piezas de la memoria de Benaiges han encajado de nuevo gracias al trabajo colectivo y al impulso decidido de personas como el fotógrafo Sergi Bernal. También han participado en esta investigación seguidores de las técnicas Freinet, los familiares de Benaiges en Montroig del Camp y sobre todo los descendientes de aquellos alumnos que no olvidaron jamás a su maestro.

Torturado, humillado y asesinado en los primeros días de la sublevación, la historia de Benaiges es una de tantas entre los maestros republicanos exiliados, encarcelados o represaliados por los militares. La educación era uno de los pilares de la II República, por lo que los maestros tenían un papel esencial. Lo demuestran experiencias como las Misiones Pedagógicas, que llevaban el conocimiento a las zonas rurales de España. El fascismo destruyó la utopía educativa de Benaiges, y truncó el sueño republicano.

Para dignificar la memoria de aquellos maestros que educaban a los niños a ser libres, se debe desenterrar el silencio de las fosas comunes. Un acto de justicia para las 130000 personas desaparecidas en la Guerra Civil y el franquismo. Pero hoy también se impone la lucha para combatir las políticas regresivas de los herederos de los verdugos de Benaiges. Contra la educación como un negocio, reivindicar una educación pública y de calidad para formar a ciudadanos con un pensamiento crítico. Ilustrar a personas libres en memoria de Antoni Benaiges y sus compañeros.

La última fotografía de Antoni Benaiges

La última imagen de Antoni Benaiges | Foto: Sergi Bernal

De libro a documental: El retratista

La obra editada por Blume es el resultado de un proyecto editorial en el que hay mucho esfuerzo colectivo. Un trabajo excelente para una historia que requería una edición muy cuidada. Y después la publicación del libro, llegó el documental El retratista, de Alberto Bougleux y Sergi Bernal. Para saber cuáles serán las próximas proyecciones, puedes seguir Desenterrant el silenci, el blog de Sergi Bernal con las novedades del proyecto.

Tráiler de El retratista:

 

 

4 comentarios

  1. Gracias amigo por hacer de altavoz de este proyecto. Benaiges, un maestro, un simple maestro de escuela, terriblemente feliz con su trabajo diario en unas condiciones de vida, muy, muy duras,……

    • culturaenaccion on

      No hi pot haver una satisfacció més gran que fer d´ altaveu del vostre projecte. Que el rescat de la memòria de l´ Antoni Benaiges serveixi com exemple per recuperar les històries de tants altres desapareguts. Ara més que mai, quan desapareixen les ajudes i es posen tots els obstacles possibles per investigar, justicia i dignitat!

      Salut, Sergi.

Leave A Reply